lunes, 7 de mayo de 2012

Un salmo no viene mal - salmo 22 (21)

0 comentarios


A veces en la vida nos preguntamos porque el mundo está como está, violencias, drogas, violaciones, muertes, guerras,infidelidades, rupturas familiares, divisiones, odio, rencor, envidias, avaricia, ambiciones de dinero y de poder, creo que todos en algún momento de nuestras vidas necesitamos parar la cabeza y reflexionar sobre como estamos por dentro, es notable, pero me gustaría compartir con usted algo maravilloso, sabía que en la sagradas escrituras, se mencionan las frases, "No temas" y "No tengas miedo", un total exacto de 365 veces, que notable no? que lindo sería que para cada día del año, vivamos en cada una de estas frases, yo no se la religión que tu profesas, pero siempre es bueno, construir la paz, el amor, la unidad. Y tratar de cada noche antes de dormir, nos analicemos que obra buena hicimos en el día, y tratar de al día siguiente hacer más obras buenas que el día anterior, de eso se trata la felicidad. Yo se que de toda Internet, este es un simple blog, pero es mejor que exista un blog en toda la Internet, que escriba palabras de esperanza y aliento para todos los que pasen a leer, quizás para muchos un articulo más, para otros, palabras de esperanza, quizás para otros, no sea la información que estaba buscando, y que aquí encontro algo que no estaba buscando pero le ha servido bastante. Espero que le haya gustado este humilde aporte a su vida, quizá no le haya cambiado su vida, pero me pone contento que por lo menos le he invitado a reflexionar, y construir su paz, que pronto podrá construir la paz en su familia, en su sociedad, en su país y en el mundo. Aquí le comparto un precioso Salmo, para que acompañe esta reflexión que decidió hacer.
Muchas gracias.


 ¡Dios mío, Dios mío!
¿por qué me has abandonado?
Te queda lejos mi clamor,
el rugido de mis palabras,
3 Dios mío, te llamo de día y no respondes,
de noche, y no me doy tregua;
4 aunque tú habitas en el santuario,
alabanza de Israel.

5 En ti confiaban nuestros padres,
confiaban y los ponías a salvo;
6 a ti gritaban y quedaban libres,
en ti confiaban y no los defraudabas.

7 Pero yo soy un gusano, no un hombre;
afrenta de la gente,
despreciado del pueblo;
8 al verme se burlan de mí,
hacen visajes, menean la cabeza:
9 "Acudió al Señor, que lo pongas a salvo,
que lo libre si tanto lo quiere".

10 Fuiste tú quien me extrajo del vientre,
me tenías confiado
a los pechos de mi madre;
11 desde el seno me arrojaron a ti,
desde el vientre materno tú eres mi Dios.

12 No te quedes lejos,
que el peligro está cerca
y nadie me socorre.
13 Me acorrala un tropel de novillos,
toros de Basán me cercan;
14 abren contra mí las fauces:
un león que descuartiza y ruge.

15 Me derramo como agua,
se me descoyuntan los huesos;
mi corazón, como cera,
se derrite en mis entrañas;
16 seca como una teja mi garganta,
la lengua pegada al paladar.
Me aplastas contra el polvo de la muerte.

17 Me acorralan mastines,
me cerca una banda de malhechores.
Me taladran manos y pies,
18 y puedo contar mis huesos.
Ellos me miran triunfantes:
19 se reparten mis vestidos,
se sortean mi túnica.

20 Pues tú, Señor, no te quedes lejos,
fuerza mía, apresúrate a socorrerme;
21 libra mi vida de la espada,
la única, de la garra del mastín;
22 sálvame de las fauces del león,
de los cuernos de búfalos a este desgraciado.

23 Contaré tu fama a mis hermanos,
en plena asamblea te alabaré.
24 "Fieles del Señor, alabadlo,
linaje de Jacob, glorificadlo,
reverenciadlo, linaje de Israel
25 porque no ha despreciado ni le ha repugnado
la desgracia de un desgraciado,
no le ha escondido el rostro,
cuando pidió auxilio, le escuchó".

26 Tú inspiras mi alabanza en la gran asamblea:
cumpliré mis votos delante de sus fieles.
27 Comerán los desvalidos hasta saciarse
y alabarán al Señor los que lo buscan:
¡no perdáis nunca el ánimo!
28 Lo recordarán y se volverán hacia el Señor
todos los confines de la tierra,
se postrarán en su presencia
las familias de los pueblos;
29 porque el Señor es Rey,
él gobierna a los pueblos.

30 Ante él se postrarán las cenizas de la tumba,
en su presencia se encorvarán
los que bajan al polvo.
Mi vida se la conservará.
31 Mi descendencia le servirá
y contará quién es;
32 a la generación venidera le anunciará su justicia,
al pueblo que ha de nacer, que él actuó.


A veces en la vida nos preguntamos porque el mundo está como está, creo que todos en algún momento de nuestras vidas necesitamos parar la cabeza y reflexionar sobre como estamos por dentro

Leave a Reply

Páginas vistas en total

 

Mi perfil en bitácoras

Bitacoras.com

Blogroll

About